Sustratodetailjpg
02-11-2018

Tipos de sustratos

A la hora de seleccionar un sustrato adecuado para las plantas que tienes o deseas tener, surgen dudas por el poco conocimiento que se tiene del mismo, en este artículo se tratara de explicar de manera resumida, pero lo más claro posible, para despejar cualquier duda.



Empezare con dar una pequeña definición de sustrato y es simplemente la tierra que se usa para permitirle a la planta el enraizamiento, la aireación y la toma  de los micro y macro nutrientes esenciales que necesita para su desarrollo. Se debe tener presente que cuando la planta va a tierra directa esta se desenvolverá mejor, ya que obtendrá del medio ambiente los nutrientes y elementos necesarios para degradar y ayudar en el proceso de crecimiento y desarrollo no sólo fisiológico sino morfológico (tallo, follaje, flor y fruto sí es el caso). Ahora sí la planta va en maceta el crecimiento y desarrollo por tema de espacio y condiciones no será el mismo, sin contar que no tendrá de forma natural de donde tomar lo que necesita, por este motivo es importante saber que sustrato debes usar para trasplantar y así darle un cuidado adecuado a las plantas que van en maceta.



En este mismo orden de ideas, para poder entender de los sustratos debemos conocer un poco sus propiedades y que función cumple cada uno, como: porosidad, retención de agua, aireación, pH y aporte de nutrientes, los cuales permitirán que las plantas se enraícen bien y puedan tener un desarrollo fuerte y saludable.


La porosidad: permite darle el espacio necesario entre partículas que componen el sustrato; y a mayor porosidad mejor será la fijación y crecimiento de las raíces.


Retención de agua: no es más que los “micro” poros del sustrato que le permitirá adsorber y retener la humedad necesaria, hasta que la planta la adsorba o simplemente se pierda.


pH: mide la concentración de iones de hidrógenos en la solución acuosa del sustrato, es importante tener un pH óptimo para que la planta pueda adsorber los nutrientes necesarios, los niveles de pH van de 0 a 14, donde 7 es un pH neutro, 0 a 6.5 pH ácido y 7,5 a 14 es pH básico o alcalino.


Aireación: Depende de los macro-poros del sustrato, el cual permite la circulación de aire y agua que generara la respiración adecuada de las raíces.


Aporte de nutrientes: teniendo un sustrato ideal, permitirá a la planta adsorber los macro y micro-nutrientes precisos y a su vez la liberación de los mismos poco a poco para nutrir y permitir el desarrollo de la planta.

 


Esencialmente, lo antes mencionado, es lo que le da estructura al sustrato y el mismo varía de acuerdo a la necesidad de la planta, por este motivo daré a conocer que puedes usar para darle una estructura ideal a la tierra de las plantas que tienes o las que deseas tener para la casa u oficina.

 


Los componentes de los sustratos pueden ser orgánicos e inorgánicos, entre los orgánicos (turba, tierra de bosque, resaca, pinocha, compost, lombri-compuesto y harina de hueso, existen otros ;pero estos son los más usados) y los inorgánicos (arena, perlita, vermiculita, leca y pometina).

 

Turba: se forma de un tipo de helecho acuático y es un proceso en el que pasa mucho tiempo para formarse, esta no contiene nutriente, pero es ideal para darle acidez.


Tierra de bosque: son todos los residuos orgánicos del bosque como ramas, hojarasca y flores secas que se unen a la superficie del suelo y forman una capa o masa muy nutritiva. 


Resaca: son los restos de plantas que se reúnen a las orillas de los ríos, lagos o mar, el mismo es tomado y procesado de manera ecológica para luego ser llevada a la venta, aportando materia orgánica y a su vez, permite darle aireación y retención de humedad al sustrato, es importante relevar que también depende del tipo de resaca ya que existen dos tipos: la rubia y la negra, siendo la rubia la de mejor calidad.


Pinocha: corteza de coníferas (pinos) que dan al sustrato un toque decorativo y a su vez humedad, retención de agua y aireación y evitan el crecimiento de yuyos, da acidez al sustrato; pero no tanto.


Compost: es elaborado por un proceso de degradación por microorganismos, manipulada por el hombre, donde incluye restos de hojas hasta material orgánico de cualquier tipo. Es de gran aporte en nutrientes, aireación y drenaje.


Lombri-compuesto: se obtiene del excremento de las lombrices y da un alto aporte de nutrientes, la lombriz utilizada para crear lombri-compuesto es la Lombriz Roja californiana.


Harina de hueso: es una fuente de calcio y fósforo, es extraído de los huesos de animal por medio de un proceso previo, es de gran aporte nutricional.

 

En los inorgánicos están:


Arena: si se usa la arena gruesa es mucho mejor, ya que por su consistencia permite un buen drenaje, las arenas finas no son muy recomendables por su estructura y el poco aporte o casi nada de nutrientes. Pero la arena gruesa que sale de una roca es rica en minerales y tiene la estructura ideal.


Perlita: se extrae mediante un proceso que requiere de altas temperaturas más de 1000 °C, su origen es natural y volcánico, es porosa, ayuda a que el sustrato sea más liviano y a su vez permite un buen drenaje el mismo con el tiempo se desintegra.


Vermiculita: es un mineral formado por silicatos de hierro y magnesio del grupo de las micas, es un material liviano, con alta capacidad de retención de agua, aporta nutriente que ayudan al desarrollo de la planta (calcio, potasio, magnesio, hierro y amoniaco), tiene la característica de mezclarse fácilmente con otros componentes para sustratos.


Leca: se usa para ayudar al drenaje por su capacidad de retención de humedad, el mismo es conocido como arcilla expandida, arlita o leca, la misma es de gran liviandad.


Pometina: es una roca natural, que surge de la ceniza volcánica consolidada y expandida naturalmente compuesta de un mineral, al igual que la leca se usa para colocar en el fondo de la maceta o canteros para ayudar al drenaje del agua, retiene humedad y es bien liviana.

 


Con lo antes descrito, ya se puede tener una noción clara de cómo está compuesto o como se puede componer la estructura del sustrato y a su vez con que otros elementos o sustratos se puede mezclar para darle a la planta las condiciones necesarias y sobre todo cuando va en maceta; por ello se debe tener presente el requerimiento que demande la planta y su ubicación es un factor fundamental para reconocer que tipo de sustrato necesita, las de interior demandan de un sustrato con un pH ácido y algunas de exterior como el Jazmín, Camelia y Azalea requieren el mismo pH y sustrato; en cambio las plantas de exterior necesitan un pH neutro en el sustrato; las que salen de estos tipos de sustrato son: los cactus, suculentas y bonsái que precisan de ciertas características y estructuras particulares. En todos los casos hay sustratos que vienen ya preparados y los venden específicos para cada tipo de planta o puedes consultar a los especialistas que es lo más recomendado para que puedan hacer un sustrato ideal, partiendo de todo lo mencionado en la nota.